Agenda 21Gobierno del Estado de Sinaloa  PURO-SINALOA Instituto Sinaloense de Cultura     

Noche de pasión, genio y orgullo en la Velada de las Artes 2018

* Recibe Alberto Ruy Sánchez el Premio Mazatlán de Literatura 2018

p - Velada de las Artes 2018 32

Mazatlán, Sin., sábado 3 de febrero de 2018

Comunicado de prensa No. 70

Este viernes en el Teatro Ángela Peralta, en el marco de la Velada de las Artes que este año llevó el nombre “Embrujo y Seducción”, el escritor mexicano Alberto Ruy Sánchez recibió el Premio Mazatlán de Literatura 2018, por su obra “Los sueños de la serpiente”.

Para entregar este galardón, Enrique Vega Ayala,  llamó al escenario al  Presidente Municipal de Mazatlán, Joel Bouciéguez Lizárraga; a Raúl Rico González, director general del Instituto de Cultura de Mazatlán, organizador del Premio y productor de la Velada de las Artes; a Papik Ramírez, titular del Instituto Sinaloense de Cultura; a los escritores Juan José Rodríguez e Ignacio Trejo Fuentes, miembros del jurado del Premio Mazatlán de Literatura 2018 y a Alexa I, Reina del Carnaval y  Sofía I, Reina de los Juegos Florales 2018.

Por cuestiones de agenda no pudieron asistir las autoridades de la Universidad Autónoma de Sinaloa, institución que otorga el premio económico de 100 mil pesos al escritor galardonado.

Vivamente emocionado, Alberto Ruy Sánchez subió al escenario para recibir el trofeo y el premio en efectivo, que la UAS  otorga como  apoyo a los creadores que con sus obras nutren la excelencia del galardón literario más prestigioso de México, que desde 1965 han conquistado autores como Octavio Paz, Sergio Pitol, Elena Poniatowska, Juan Villoro, Jorge Volpi, José Gorostiza y Fernando del Paso, entre otros.

Atento, cálido y sencillo, Alberto Ruy Sánchez dedicó su discurso a los profundos vínculos que lo unen a Mazatlán, un lugar que le ha permitido vivir, como pocos, la posibilidad de sentir cómo con sus obras ha sido capaz de tocar el corazón de sus lectores.

“A diferencia de otros lugares que son más anunciados, o aparentemente más vistosos, Mazatlán dice muchas cosas de manera sutil, con una voz baja. Pero esa voz baja, nos enseña a los escritores que queremos escuchar a Mazatlán, dos cosas muy importantes: que las palabras tienen música y que las palabras tienen temperatura”.

“En Mazatlán yo aprendí que cuando uno habla desde el interior del corazón, uno le habla, a veces, a las personas que no pensaba hablarles. Yo entendí que este camino, el poner atención a la temperatura y a la música de las palabras,  me ponía en sintonía con el corazón de muchas personas”, señaló el autor de “Los sueños de la serpiente”, quien para concluir su discurso destacó que el programa artístico de esta noche coincidía con los dos elementos más importantes de su obra: la pasión y el placer de contar historias.

CARMEN, SCHEHERAZADE Y EL BOLERO: PASIÓN, GENIO Y ORGULLO

Y así fue. Pasión y placer en la precisión e ímpetu que los músicos de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de la Artes y la Camerata Mazatlán, pusieron en cada nota desde el momento en que el Director Concertador, Enrique Patrón De Rueda, subió al escenario para ejecutar la “Suite de la Ópera Carmen”, de Georges Bizet.

Con los soberbios arreglos de Rodion Shchedrin, los instrumentos de cuerda y percusión exaltaron todo el drama y erotismo, toda la sutileza y misterio de esta obra inmortal, que sorprendió a un Teatro Ángela Peralta que lució a reventar, y que quedó verdaderamente hechizado por los juegos, variantes, sutilezas y vigor que los artistas imprimieron en esta primera parte del concierto.

Después de esta mezcla de caricias y estruendo, después de derramar seducción y violencia, el público quedó en un auténtico sobresalto cuando el genial violista, William Harvey, subió a escena y, en estado de trance, se convirtió en el centro de la “Fantasía de Carmen” que el español Pablo Sarasate arregló para crear, con esa misma música, una atmósfera totalmente nueva: gentil y delirante, impredecible, febril… así sonó “Carmen”, así lució William Harvey antes de que el público  se rindiera ante su genio en un aplauso atronador.

Si parecía que la noche ya no podía crecer en intensidad, los artistas probaron lo contrario con dos piezas más: “Scheherazade Op. 35” de Nikolái Rimski-Kórsakov, una oda al deseo que la legendaria narradora Scheherezade fue capaz de desatar con sus historias y el “Bolero”, de Maurice Ravel, pieza  lenta, puntual, que crece avasalladoramente para envolver al mundo con su poder y gracia. Acompañaron esta parte del programa los bailarines Carolina Osuna y Edyan Zatarain,  bajo la dirección de Zoila Fernández.

El público volvió a estallar en aplausos y como remate, el maestro Enrique Patrón De Rueda les entregó un popurrí netamente mexicano, para que mazatlecos y extranjeros vibraran con los sonidos, colores, sentimientos e imágenes de “La Suave Patria”… México, en todo su esplendor, presente en el cierre de la Velada de la Artes del Carnaval Internacional Mazatlán  2018. (Con información del Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán)