Agenda 21Gobierno del Estado de Sinaloa  PURO-SINALOA Instituto Sinaloense de Cultura     

Habrá danzas egipcias en el Festival Cultural Sinaloa, con Mohamed Ghareeb

* La agrupación abrirá en Guamúchil y se presentará en Guasave, Mocorito y Culiacán

p - MOHAMED GHAREEB 4

Culiacán, Sin., sábado 07 de octubre de 2017

Comunicado de prensa No. 1001

 

Dentro del Festival Cultural Sinaloa 2017, llega la agrupación Mohamed Ghareeb, con su programa Danzas egipcias, para presentarse en espacios públicos y gratuitamente desde el 19 al 22 de octubre, en Guamúchil (donde inaugurarán la máxima fiesta del espíritu en Sinaloa), Guasave, Mocorito y Culiacán.

El Festival es organizado por el Gobierno del  Estado, a través del Instituto Sinaloense de Cultura, e inicia el viernes 13 de octubre con Juanes para cerrar el 3 de diciembre, en Mazatlán, con 51 días de actividades gratuitas en un 90 por ciento, en once municipios y con dos mil artistas en escena.

Mohamed Ghareeb, se presenta el jueves 19 a las 21:00 horas, en la Plazuela Municipal Pedro Infante de Guamúchil; el viernes 20 a las  19:00 horas en el Centro Cultural Guasave; el sábado 21 a las 20:00 horas, en el Atrio de la Iglesia de la Purísima Concepción, de Mocorito y el domingo 22, a las 18:00 horas, en la Plazuela Obregón, de Culiacán

Mohamed Ghareeb, de Egipto, trae una serie de danzas sufí y tanoura; las primeras, basadas en la ceremonia sufí de la rama Mevlevi de Turquía, a través de un espectáculo único y sorprendente en el mundo, donde el intérprete logra entrar a un estado de trance y a un éxtasis místico en todas y cada una de las rutinas que ejecuta, ya que la danza que realiza consiste en girar y girar sin parar incansablemente, bajo su propio eje, en un solo momento, simbolizando con esto la danza de los planetas: una ceremonia de danza-meditación llamada Sema. Al girar y girar, el bailarín se desconecta de la parte material y se conecta con Dios.

Por otra parte, la danza Tanoura pone a prueba la resistencia, el equilibrio y la fuerza de los bailarines, que han de dar vueltas sobre su propio eje sin desplazarse o perder el equilibrio con trajes muy pesados, ya que cada falda (que en Egipto se llaman Tanouras) pesa alrededor de 30 kilos cada una.

Los bailarines son tradicionalmente hombres y al girar al ritmo de la música, provocan que el faldón del vestido se abra y muestre todo su colorido. También utilizan otros elementos como panderas, paraguas, espadas y terminan con un gran final en donde todo el vestuario (único en el mundo) se ilumina, con una gran magia que sorprende al público en general, por los efectos visuales que logra manejar con una creatividad impresionante y sin igual.