Agenda 21Gobierno del Estado de Sinaloa  PURO-SINALOA Instituto Sinaloense de Cultura     

Palas por Pistolas en el MASIN

A propuesta de Sociedad Botánica y Zoológica

Palas por Pistolas

 

Culiacán, Sin., Jueves 10 de agosto de 2017

Comunicado de prensa No. 791

 

El Instituto Sinaloense de Cultura a través del Museo de Arte de Sinaloa, en colaboración con la Colección Isabel y Agustín Coppel y la Sociedad Botánica y Zoológica de Sinaloa, se complacen en anunciar la inauguración de la exposición “Palas por pistolas” del artista Pedro Reyes, como parte del programa paralelo de colaboraciones con las organizaciones e instituciones que dedican todos sus esfuerzos a la transformación de las condiciones de vida de nuestra ciudad, en el marco de la exposición La ciudad está allá afuera. Demolición ocupación y utopía,

Sociedad Botánica y Zoológica de Sinaloa realizó la propuesta de exponer nuevamente esta pieza en el museo dada la relevancia y vigencia de su planteamiento, para así contribuir a enriquecer las reflexiones y la conversación en torno a la posibilidad de transformación de las ciudades por la acción colectiva de sus habitantes.

    A través de esta pieza, Pedro Reyes plantea la posibilidad de generar vida retirando un instrumento de muerte (armas de alto y bajo calibre) al convertirlas en una herramienta para la reproducción de vida.

    Palas por pistolas fue creada a partir de un total de 1527 armas recolectadas, de las cuales un 40% era de alto calibre para uso exclusivo militar. Armas que fueron llevadas a la zona militar, donde fueron destruidas y fundidas para obtener el metal que permitiría producir el mismo número de palas, 1527. Transformado en una herramienta de trabajo, el metal de las armas de fuego dejó de ser un agente de muerte, para convertirse así en un agente de vida.

     Si bien esta pieza fue exhibida previamente en esta misma sala en el 2011, ha resultado interesante y muy pertinente para el MASIN, activarla nuevamente en este contexto, haciéndola partícipe de los acontecimientos que dicha exposición ha suscitado, ofreciendo la oportunidad de refrescar en nuestra memoria colectiva, la potencia de su propuesta.

     A través de cada una de las palas el artista logra conectar la ciudad con sus habitantes, al poner en sus manos la herramienta para transformar su entorno, plantando árboles que traerán bienestar a su comunidad; para finalmente cuando 1527 árboles hayan sido plantados, el propósito de su obra se habrá realizado por completo.

Como parte complementaria a esta muestra, se presentará el proyecto Espacios Verdes Apropiados, cuya finalidad es la recuperación de áreas verdes abandonadas en zonas con altos índices de violencia y la creación de una Red Ciudadana de Conservación Vegetal. Desde el 2014 hasta el momento, se ha logrado intervenir ocho comunidades: cuatro escuelas secundarias y cuatro parques públicos, todas ellas ubicadas en polígonos de alta marginación de Culiacán.

Un EVA es un espacio que además de cumplir con fines estéticos, integra árboles nativos adaptados al clima, utiliza eficientemente los recursos disponibles para mantener un bajo costo de mantenimiento y finalmente reconstruye la relación entre los habitantes al propiciar la convivencia y el manejo sustentable del espacio.

El Departamento de Educación Ambiental realiza en cada EVA un programa que incluye visitas al Jardín Botánico Culiacán, talleres ambientales, capacitación técnica para la creación del jardín sustentable y cuenta con alianzas estratégicas para promover la activación de cada espacio con actividades artísticas, deportivas y culturales, para garantizar su permanencia a largo plazo. Al generar este modelo de intervención social, no sólo se busca contribuir a la conservación de plantas nativas de gran importancia ecológica, estética y cultural, sino también favorecer la integración social, al cultivar en las comunidades, valores para el aprecio de la vida.

Con los resultados de estas intervenciones comunitarias, los responsables del proyecto desarrollaron un innovador índice que mide de manera integral el nivel de la sustentabilidad de los espacios: EL ÍNDICE EVA (IEVA), que permite medir la transformación física del lugar y los cambios positivos percibidos en los usuarios a través de 2 variables de intervención: educación ambiental y la cohesión social.

Este proyecto financiado por la fundación Nacional Monte de Piedad, marca una nueva forma de realizar educación ambiental desde los jardines botánicos y es una de las aproximaciones más destacas que seleccionó Botanic Garden Conservation Internacional (BGCI), una de las organizaciones más importantes en el mundo, para el primer Manual del Rol Social de los jardines botánicos, publicado en 2015.