Gobierno del Estado de Sinaloa   Instituto Sinaloense de Cultura   Agenda 21   

Con música viva, la Compañía Folclórica Sinaloense recrea las danzas de Sinaloa

* Ofrece el lucido espectáculo Sinaloa, tierra fértil de danzantes, en el Teatro Pablo de Villavicencio

P - 7 Abr 3017 Tradicion Folclorica 14

Culiacán, Sin., sábado 8 de abril de 2017

Comunicado de prensa No. 323

Con música viva de tambora, a cargo de la banda Los Kabonys, la Compañía Folclórica Sinaloense del Instituto Sinaloense de Cultura, hizo un recorrido por la tradición dancística de nuestro estado, con el espectáculo coreográfico Sinaloa, tierra fértil de danzantes, que reaviva las creaciones de diversas generaciones de coreógrafos sinaloenses, en el Teatro  Pablo de Villavicencio de esta capital.

Bajo la dirección de la maestra Olimpia Chávez, Sinaloa, Tierra Fértil de Danzantes constituyó un homenaje a maestros como Alfredo Cuadras Montoya, Rubén Azcárrega, Carmen Espinoza y Livia Manjarrez.

Los 33 bailarines y 10 músicos en escena, quienes apoyados con proyecciones de imágenes alusivas, ofrecieron un espectáculo que abrió con la coreografía Sones de tambora, de la maestra Livia Manjarrez Garay, integrado con las piezas El sauce y la palma, La guacamaya, Brisas de Mocorito, La pava, La loba del mar y El coyote.

Continuaron sin pausa con la coreografía Bailes de mi pueblo, de la maestra Carmen Espinoza, integrada por las piezas Los amores de Julia, El clarinete, El jabalí, El vaquero no ha tumbado y La chingadera.

Luego, Alegoría del mar, de Olimpia Chávez y Yahir Padilla, en que se recrea la alegría costeña de nuestro estado, con canciones populares como Arriba mi Sinaloa, El costeño, De Mazatlán a Acaponeta y Camarón pelao.

Otra de las coreografías revive en escena una boda popular, con el título Boda de pueblo en el norte de Sinaloa, de Rubén Azcárrega, con adaptación de Olimpia Chávez  y Yahir Padilla, la cual se nutre de las canciones La India bonita, Mi gusto es, el vals Alejandra, el popurrí El palo verde, El niño perdido, El tecolotito, para seguir con el típico Matarile, El toro viejo y cerrar con El sinaloense.

La fiesta en el Teatro Pablo de Villavicencio continuó con una recreación del Carnaval de Guamúchil, de Alfredo Cuadras Montoya, usando las piezas Cinco de chicle, La cruda, Satanás bonito, Días felices y Mundo Engañoso, y en la que hay reinas de carnaval, máscaras y jolgorio al estilo de los carnavales del Évora.

Sin parar y para cerrar, presentaron Comparsas, Fiesta de carnaval en Sinaloa, de Olimpia Chávez y Yahir Padilla, esta con sabor mazatleco, al son de piezas como Los papaquis, El manicero, El mambo No. 5, el popurrí El pato asado, El agualulco y El gallito, para concluir con Tecateando, entre el entusiasmo y los aplausos del público que llenó el inmueble.